jueves, 5 de enero de 2017

Modificación de la conducta en perros


Mini Swing







































Hola Amigos!

¿Crees que cuando un perro no se comporta como quieres, ya no tiene solución?
Modificar la conducta de tu perro es posible siempre que tengas las herramientas adecuadas.

Aquí os dejo la historia de mi perra Swing, que paso de ángel a demonio para convertirse en ángel de nuevo...





Swing es una perrita que llegó a vivir a casa de mis padres en Febrero del 2014. Si la hubiérais conocido al principio, era una perra tranquila y sumisa que no se movía de su cama de tela y ni tocaba sus juguetes. Siempre tuvo miedo de las personas y tenía que pensárselo mucho antes de acercarse a un humano por primera vez.. Su cometido en aquel tiempo era estar cerca de mi madre quien tras mi marcha de casa le había cogido demasiado cariño a Pinza y la echaba mucho de menos...
Pronto, Swing y mi madre formarían un tándem especial que les hacia inseparables.. se acompañaban la una a la otra siempre que las circunstancias lo permitían, era habitual verla apoyada en sus rodillas o acurrucada en el hueco posterior de las mismas.

Los meses pasaron y tras una repentina recaída mi madre falleció en el mes de Septiembre.. habían pasado siete meses juntas y Swing también tuvo su forma de llevar el duelo. Pasó a convertirse en una perra arisca, escapista, desobediente y que no paraba de ladrar a todo aquello que se le acercaba.. Mi padre no podía controlarla ya que por ese entonces empezó a viajar mucho y tomó la decisión de llevarla a la parcela donde están sus perros de caza. 
Es una situación muy difícil de asimilar para una hija el que la perra de tu madre tampoco vaya a estar en casa cuando regreses y tras una larga deliberación con el que hoy es mi marido, decidimos traerla a vivir con nosotros y Pinza. 

Los comienzos fueron muy duros, la relación entre Pinza y Swing no era nada buena (por temas territoriales en casa) y teníamos miedo de que pudieran hacerse daño. Aunque Swing se enamoró de mi marido a primera vista (le adora) tenía muchas manías difíciles de tratar y aún más de conseguir eliminar. El primer mes en mi casa nos destrozó el sofá de no más de dos años de antigüedad y a los dos meses siguientes nos devoró los cojines del salón... Estábamos ya casi desesperados cuando nos apuntamos a un curso de adiestramiento que dan en Verdecora con Roncescan perros de ayuda.. El equipo desarrolla una labor estupenda y saben entender y arreglar los problemas de los canes y sus dueños. Tras mucho trabajo por parte de mi marido, Swing se ha tranquilizado bastante y podemos dejarla sola con Pinza (sin miedo a que se hieran) y alguna vez sola de nuevo en el salón (contadas ocasiones, pero alguna se va dando..)

Hoy en día, podemos decir que Swing es la perra tierna, cariñosa, obediente y juguetona que no nos esperábamos que fuese en los primeros momentos. El papel que juega con Pinza es el de protegerla y ambas forman una pareja de lo más pintoresca debido a lo diferentes que son aunque sean de la misma raza...

Lo más importante para este cambio ha sido saberla poner unas normas, darle la disciplina que necesitaba, seguridad y cariño

Os pongo algunas fotos que recomponen la historia que os acabo de contar y desde aquí se la dedico a quien nos cuida desde arriba.


Mi madre y Swing
Curso Adiestramiento Roncescan

Pinza y Swing

No hay comentarios:

Publicar un comentario